Eco Rebolición: El Problema de los Bolígrafos

9:00


Cada año generamos individualmente unos 500 kilos de basura, la cual se compone aproximadamente de un 25% de plásticos. Este número va en aumento con el paso de los meses y, aunque las iniciativas contra las bolsas de plástico se han popularizado, todavía hay residuos que parecemos no saber evitar.

Un ejemplo es el bolígrafo desechable. Ya sabes, el clásico boli de plástico de un solo uso que nos regalan en cualquier evento o reunión, que acumulamos por docenas en los cajones de nuestro escritorio, y que perdemos y volvemos a obtener a un ritmo casi vertiginoso.

Aunque la gran mayoría de campañas se centran en buscar solución a las bolsas y a las botellas de plástico, la verdad es que los bolígrafos desechables tampoco son un problema pequeño, que digamos.

Según un estudio de la EPA, cada año se tiran solo en América 1.6 billones de bolis. Si añadimos la resta del planeta y lo multiplicamos por las décadas que hemos utilizado este producto para escribir, podremos comprender en parte las islas de basura del tamaño de Texas que se encuentran en el océano.

Cada vez que tiras un bolígrafo desechable, este contamina el medio ambiente.

Es fácil comprender la popularidad de los bolis desechables: son de bajo coste, de cómoda utilización y  pueden encontrarse en todas partes. Sin embargo, no dejan de ser productos con fecha de caducidad. Un bolígrafo puede durar entre 1 y 5 meses, depende del uso que se le dé. Además, su composición de plástico no biodegradable es muy difícil de reciclar, por lo que contribuye a la acumulación de tóxicos en el medio ambiente.

El pasado junio decidí hacer un experimento y comprobar cuantos bolis tenía en mi despacho. A pesar de no haber sido nunca una compradora compulsiva de material de escritorio, me llevé la sorpresa de tener más de 40 bolígrafos en mis cajones. ¿De dónde los había sacado?

Me di cuenta de que muchos de ellos eran objetos publicitarios de marcas y eventos, que otros muchos eran de una calidad pésima y que unos cuantos otros no habían visto jamás la luz del sol. No sabía ni que los tenía, vamos. En ese mismo momento decidí no comprar ni aceptar un solo bolígrafo más hasta terminar los que había acumulado a lo largo de los años.

Ya llevo más de 6 meses usando mi arsenal, y me queda más de la mitad. A pesar de todo, siendo consciente del impacto medioambiental que tienen estos objetos, cada vez que gastaba uno y lo desechaba seguía sintiéndome culpable al generar ese residuo. ¿Acaso existía alguna alternativa sostenible al bolígrafo desechable?

Las plumas estilográficas son reutilizables, recargables y duraderas.

La verdad es que, ante la problemática situación de los bolígrafos desechables, han surgido varias alternativas. Algunas tan básicas como bolígrafos de plástico reciclado (que no son una solución real al problema), y otras tan originales como bolis hechos de papel con semillas interiores que pueden ser plantadas una vez termines la tinta.

Mi alternativa preferida, no obstante, y la que he acogido desde Noviembre por funcionalidad y comodidad, es la de la pluma estilográfica. Esta herramienta, considerada como una de las mejores para escribir, son más caras que los bolígrafos, pero solo necesitan comprarse una vez. Ya nuestros padres y abuelos las utilizaban en su día a día, y tan solo tenía que rellenar la tinta a medida que se fuera gastando –tinta que puede ser ecológica y puede comprarse en botes de vidrio.

¡Voilà! Un sistema con sentido, cómodo y sostenible. Al fin y al cabo, lo que realmente necesitamos es tinta. “Cuando se nos acaba la gasolina, no tiramos nuestro coche entero”, dice Lin King, encargado de los servicios de reciclaje de una universidad americana, “así que, ¿por qué íbamos a tirar todo el bolígrafo cuando se nos acaba la tinta?”.

Desde que compré mi pluma estilográfica, mi escritura es más sostenible... ¡y más elegante!

Realizar el cambio a una herramienta de escribir reutilizable es sencillo y efectivo, y puede ayudar enormemente al planeta. Además, las plumas, que requieren de menor presión manual, permiten sesiones de escritura más cómodas y más largas, y ofrecen una mayor variedad en cuanto a surtido de colores para las tintas.

Si tus sesiones de escritura son menores a causa de la tecnología, ¿no tiene más sentido invertir en un solo bolígrafo o pluma? ¡Pásate a la eco re-boli-ción!

You Might Also Like

7 comentarios

  1. muy cierto!, yo también me encontrado con un montón de bolis publicitarios que nunca pedí, de hecho, ninguno de los bolis que rondan mi casa o la tienda han sido comprados por nosotros, y mira que hemos regalado... Yo no tengo pluma estilográfica pero tengo mi juego de rapidográfos de cuando estudiaba diseño. Son plásticos pero también son recargables y de excelente calidad, prueba de ello es que los he tenido por más de 12 años y siguen como nuevos, espero me duren mucho más antes de tener que cambiarme a la estilográfica ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario, Mariana! Sí, muchos de los bolígrafos que tenemos vienen de eventos o marcas promocionales, como bien dices. ¡Es increíble la cantidad que podemos acumular sin darnos ni cuenta! Pues me alegro de que tus recargables sean compañeros tuyos desde hace años ^^ ¡Ojalá esa fuera la norma!

      Eliminar
  2. Me encuentro en un momento de mi vida en el que intento llevar lo ecológico, lo sostenible y lo cruelty free en mi vida, y no me había parado a pensar en los bolígrafos. Dejé de comprar Bic por testar en animales, pero no me había percatado de que son productos desechables, quizá porque uno dura mucho tiempo.

    Ahora ya lo tengo en cuenta. ¡No más bolígrafos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, a mí me pasó lo mismo. Empecé a interesarme por llevar una vida sostenible y a descubrir cosas en las que antes jamás me había fijado. Y cada día sigo aprendiendo algo nuevo ; ) Me alegro de que el artículo ta haya sido de utilidad. ¡No dudes en contarme cómo te va tu viaje sostenible! xx

      Eliminar
  3. Hola Khristina recién descubrí tu blog y me encanto, en México, la verdad, muy poca gente conoce la estilográfica, así que se usan bolígrafos a pasto. Por mi parte hace algún tiempo tuve la misma reflexión y si, me compre mi estilográfica que me ha venido funcionando ya unos 5 años, además mi mamá el año pasado me regalo una Lamy que no me gusto tanto como la que ya tenía marca Bic. Por curiosidad ¿Que marca es la tuya? y me encantaría que pudieras compartir tu experiencia con ella. Gracias y un abrazo desde tierras aztecas o más bien matlazincas que es el grupo indígena de mi ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mariza! ¡Qué ilusión me hizo recibir tu comentario! Eres más que bienvenida : ) Me alegra mucho escuchar que tú también formas parte de la rebolición. Yo uso una estilográfica de la marca alemana Kaweco; en concreto, una Kaweco Student. Es muy fina y elegante, y tengo una plumilla extra fina que me permite escribir en cursiva y con letra pequeña, que es como normalmente lo hago ^^ La verdad es que me encanta, ¡aunque me gustaría en el futuro ampliar mi colección! Utilizo un sistema de relleno a base de émbolo, para no generar residuos con las recargas, y me suele durar unas dos-tres semanas (depende del uso) cada rellenado. Además, suele ir bien con varias clases de papel! Espero que te sirva de ayuda; no dudes en enviarme un mensaje o dejarme un comentario con más dudas o con tu propia experiencia :D ¡Un abrazo!
      PD - Busqué más información sobre el grupo indígena de tu ciudad y es fascinante! Me gustó mucho saber más sobre ello, así que muchas gracias xxx

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu respuesta Khris, me llamo mucho la atención ya que también relleno documentos que tienen poco espacio y necesito punta extra fina, por ahora la Lamy me ha funcionado muy bien pero voy a preguntar si tienen punto extra fino, porque la compre con punto fino. La tuya ya la vi en amazon y se ve que esta preciosa. Anteriormente había comprado una inoxcrom muy barata pero traía estrellada la punta y se le salia la tinta así que creo que valió la pena gastar un poco mas en mi Lamy, como dices espero después poder comprar otra, muchos saludos y que buena onda que viste lo de los matlazincas.

      Eliminar

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC