Cómo Tener Navidades Sostenibles

12:06


De las distintas clases de personas que hay en el mundo, siempre he sido de aquellas que adoran la Navidad. Nunca he tenido grandes reuniones familiares, ni cantidades inmensas de regalos, ni festines interminables noche tras noche, pero he tenido la suerte de poder vivir el espíritu festivo tranquilamente con mi familia más cercana.

Sin embargo, a lo largo de los años he ido evolucionando, como muchos de esta comunidad digital, hacia un estilo de vida distinto al que conocía antes; una vida mucho más consciente con la salud del planeta, con los derechos de los animales y con la solidaridad de las personas. Es por eso que la llegada de la Navidad ya no es solo la llegada de las fiestas: ahora es tanto un reto como una oportunidad de ser sostenible en una de las épocas más consumistas del año.

A partir de los cambios que he hecho este 2016 y de las lecciones que he ido aprendiendo por el camino (en parte gracias a mis compañeros del colectivo ¡Hola Eco!), estas son mis ideas para pasar unas primeras navidades siendo responsable con el planeta y las personas:

Consumo responsable

Es fácil caer en la tentación de comprar muchas cositas y para muchas personas. Por eso, es mejor pensar antes de tomar la decisión de comprar algo: ¿Es útil? ¿De verdad lo necesito? ¿Esa persona lo apreciará de verdad? ¿Lo estoy regalando con el corazón? Me he puesto tres condiciones a la hora de comprar estas navidades: que sea de segunda mano, que sea de comercio justo, o que sea un producto de sustitución o más sostenible (como una botella reutilizable o una pluma estilográfica, que te sirven para sustituir objetos de un solo uso).

Pasta de dientes casera hecha con bicarbonato y aceite de coco


Productos hechos en casa

Este año he empezado a hacer mis propios cosméticos y alimentos, desde mi tónico facial y mi pasta dental hasta parmesano vegano y galletas de limón, y cada vez aprecio más la condición “casera” de las cosas; libre de tóxicos, único, cruelty-free, personalizado en sabor e ingredientes… ¿Por qué no aplicarlo también en Navidad? En vez de comprar tantos dulces navideños, voy a probar nuevas recetas caseras de galletas y dulces veganos, y en vez de comprar detalles, voy a intentar difundir esta práctica con detalles hechos a mano y con mucho cariño.

Adornos naturales

Como he dicho, siempre me ha gustado mucho la Navidad, por lo que en casa tenemos muchos adornos. Pienso reutilizarlos todos, por supuesto, pero a medida que vayan rompiéndose voy a apostar por menos adornos y más naturales: guirnaldas hechas con piñas o palomitas, banderines hechos a mano, figuritas de madera en vez de plástico…

Flor seca de la eco-bolsa de las Esturirafi; será reutilizada como adorno

Experiencias en vez de cosas

En mi intento por ser menos consumista, una de las ideas con las que me he encontrado y que más me han gustado ha sido el de invertir en experiencias en vez de en productos materiales. Puedes cambiar un perfume o una joya por una tarde de cine, una sesión de repostería, una excursión o un picnic invernal, un taller de algo que te haga ilusión, un viaje… ¡Incluso un masaje! Las vivencias se recuerdan más que los objetos, y muchas veces hacen más ilusión.

Comida responsable

Por último, me gustaría llevar mi sentimiento de responsabilidad a la mesa. No es necesario llenar el salón con comida para treinta personas, si es que solo van a ir a comer seis. Estas Navidades seré feliz con cantidades lógicas y para nada exageradas, con productos locales y de temporada, con platos completamente vegetales, y con detalles de comercio justo (¡como el chocolate con granada de Setem!).



¿Qué vas a hacer tú estas Navidades para cuidar de los tuyos y del planeta?



Novedades:

You Might Also Like

0 comentarios

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC