La Revolución del Cepillo de Bambú

7:00


¡Feliz día de la Tierra! Cada año que pasa me gusta más esta celebración. No solo hace que valoremos de manera consciente nuestro gran hogar, sino que también nos ofrece una oportunidad de oro para hacer nuestras vidas un poquito más sostenibles. En ¡Hola Eco! hemos querido aprovechar este día para ofrecer muchas pequeñas ideas para ser más respetuosos con el planeta.

Mi idea o sugerencia, como podéis adivinar por el título, trata de una de las primeras cosas que hice para eliminar el plástico de mi vida: comprarme un cepillo de bambú. Si os habéis fijado, parece que este producto está de moda; cada vez hay más marcas que lo ofrecen como alternativa al cepillo de plástico, y más y más personas suben a las redes sociales su satisfacción con él. Está claro: la revolución del cepillo de bambú ha llegado.

La Revolución está aquí

Hay billones de personas viviendo en el mundo, las cuales utilizan varios cepillos de dientes a lo largo de un año. ¿Cuántos residuos se generan de este hecho? Más de 4 billones. ¡Y eso sin tener en cuenta sus envases o los tubos de la pasta de dientes! Todo esto termina en islas de basura, en el océano y en el estómago de criaturas marinas.

Hace poco hablaba con Mariana, la bloggera detrás de Little Big Actions, sobre cómo los pequeños gestos pueden llevar a grandes cambios. Si todos los españoles nos pasáramos a un cepillo de bambú, en vez de comprar uno de plástico,  evitaríamos que más de 46 mil residuos acabaran en el mar (y eso si solo usáramos un cepillo por año). ¡Imagínate si todo el mundo pasara a la acción!

Por qué evitar cepillos de plástico




Leyendo un poco y mirando a nuestro alrededor, es fácil darse cuenta de que tenemos un grave problema con la contaminación generada por el plástico. Es por eso que es crucial que votemos en contra de este material con nuestro poder como consumidores.

Para colmo, el plástico no solo afecta al medio ambiente y a los animales, sino también a nuestra salud. Resulta que desprende tóxicos y químicos dañinos para nuestro cuerpo, como ftalatos. La doctora Odile Fernández lo explica estupendamente en su libro Recetas Anticáncer.

Incluso si obviamos los efectos que tiene en nuestra salud, la verdad es que reciclar plástico no es suficiente. Su reciclaje es costoso, contaminante y, muchas veces, ineficaz. La solución está en renunciar a él y optar por alternativas. Viviendo en una sociedad “plastificada”, esto puede parecer algo complicado (¡aunque no imposible!), pero podemos empezar con pequeñas cosas, como nuestro cepillo de dientes.

Ventajas de tener un cepillo de bambú

1.      Son asequibles
2.      Menos contacto con plásticos (y menos riesgos para la salud)
3.      Menos contaminación medioambiental por la producción y desecho de plásticos
4.      Menos animales marinos enfermos por microplásticos
5.   Uso de material sostenible, ya que el bambú es una de las plantas que crecen más rápido del planeta
6.      Uso de material no contaminantes, ya que por sus propiedades, el bambú no necesita pesticidas o fertilizantes durante su cultivo
7.      El bambú tiene propiedades antibacterianas y de auto-limpieza
8.      No suele acabar con moho o suciedad en el baño como muchos podrían pensar
9.      Material biodegradable
10.   Cerdas reciclables


Cómo cuidar de tu cepillo


Como cualquier otro objeto, la vida de tu cepillo de bambú puede alargarse si lo cuidas bien. Lo principal es que no lo dejes durante mucho tiempo en el agua –aunque es un material que se auto-limpia, no podemos olvidar que sigue siendo madera. Tras utilizarlo, como harías con cualquier otro cepillo, sécalo bien y dejarlo en un lugar seco.

Un cepillo te puede durar entre 4 y 12 meses, aunque realmente depende de la marca. ¡Yo llevo utilizando el mío desde Noviembre y su estado es estupendo! Una vez le haya llegado la hora a tu cepillo, lo mejor que puedes hacer es separar las cerdas (mejor si son de nylon o de ingredientes naturales) y reciclarlas.

Respecto al mango de tu cepillo, ¡las posibilidades son muchísimas! Puedes hacer compostaje con él, usarlo en tus macetas para marcar qué clase de semillas has plantado o para ayudar a algunas plantas a crecer rectas, hacer de él un llavero haciéndole un agujero, dársela a un niño para proyectos de ciencia o para que se haga una barita mágica, atarle una campana o cordel y usarlo como juguete para tu mascota, usarlo como mango para hacer polos caseros, pegar en un extremo dibujos de bigotes y hacer de él un accesorio para fotografías en tu próxima fiesta, guardar tus anillos en él… ¡Tú decides!


El plástico presenta muchos inconvenientes, pero existen soluciones. ¡Y pasarse a un cepillo de bambú puede tener un gran impacto! Está en nuestras manos el iniciar cambios y revoluciones, el decidir con nuestra cartera el futuro de las tendencias, hábitos y demandas.


¿Por qué apuestas tú?


Otras ideas para el Día de la Tierra:




You Might Also Like

17 comentarios

  1. Vaya, pues esta es una de la que puedo tomar nota. Hace un año que tengo uno de cabezales intercambiables y ahora dudo si es mejor seguir usándolo, para no desperdiciar el mango o pasarme al bambú... Ayy dilemas de la ecocosmopolis... :-S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah, el gran dilema! Bueno, yo siempre digo que no tenemos por que tirar a la basura cosas que están en perfecto estado así porque sí. Lo mejor es tener en cuenta varias consideraciones. Normalmente esa clase de cepillo requiere ir comprando cabezales que llevan más o menos el packaging que implicaría comprar un nuevo cepillo de dientes. Se sigue invirtiendo en cosas de usar y tirar que no son bidegradables, y cabe recordar que tanto cepillos de bambú como de plástico tienen la misma vida útil. En mi opinión, si tienes que comprar un cepillo de dientes, mejor que sea de bambú. Eso sí, no tienes porque hacerlo deprisa y corriendo, puedes esperar a terminar tus intercambiables. ¡Y el mango lo puedes reciclar o reutilizar haciendo alguna manualidad!

      Eliminar
  2. El cambio al cepillo de Bambú es algo que tengo pendiente desde hace meses. Desde que tenga que cambiar el mío (ya prontito) hacer el salto. El caso es que tengo que investigar porque no sé donde comprarlo... ¿Alguna propuesta de marca o tienda?

    Gracias y ... ¡Feliz día de la Tierra! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rut, feliz día de la Tierra! :D Pues mira, buscando por la web me encontré con varias marcas americanas como Brush with Bamboo que son maravillas, pero la verdad es que cualquiera te puede servir (siempre y cuando sea de bambú moso, que es la clase de bambú que no comen los osos panda). En España, encontré Ecobambú (https://www.ecco-verde.es/ecobamboo/cepillo-de-dientes-bambu-suave), que también está bastante bien. Llevo cinco meses con uno de una marca noruega que me compré en Bergen, pero cuando lo renueve posiblemente compraré ese :)

      Eliminar
  3. Nosotros tenemos más de un año desde que nos cambiamos a los cepillos de bambú, y ha sido de esos notables antes y después. Ya no hay quién me convenza de volver a los cepillos plásticos, no solo por el tema de ser consumidores responsables y evitar el plástico sino que auténticamente se siente bien. Mis sobrinos cuando vienen de visita, nos falta que se les quede el cepillo y yo siempre salgo de "tía verde al rescate" y les regalo el suyo de bambú :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gran heroína ecológica de la familia, ¿eh? ;) ¿Verdad que se sienten mejor en la boca? Se me ocurrió un día después de 3 meses con el cepillo de bambú lavarme los dientes con el de plástico, que había sustituido, y me impactó la gran diferencia. ¡Nunca más!

      Eliminar
    2. Heroína es decir mucho jeje... vamos poquito a poco :) Pero fíjate que a mi no se me ha ocurrido volver a usar uno de plástico, ya no los conservo ni para "emergencia", después que uno se acostumbra al bambú sí que debe sentirse diferente. Por cierto, gracias por mencionarnos a mi y a Little Big Actions en tu entrada :D

      Eliminar
    3. Hola Mariana,no sé como puedo ver tu blog. Me sale en ingles. Tienes Facebook o instagram?

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Yo pronto tendré mi cepillo de bambú, para dar un pasito más en el camino del cambio. Es verdad que cada pequeño gesto cuenta, así que ojalá se anime mucha gente a hacer algo tan sencillo. Gracias por tu artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy bien! Parece poca cosa a primera vista, ¡pero ahorramos que varias decenas de cepillos de dientes terminen en el mar! Ya me contarás ;)

      Eliminar
  5. Yo quiero sí o sí probarlo... pero todavía tengo mi cepillo de cabezas reemplazables (con cabezas nuevas disponibles) así que esperaré a que le llegue su momento. Lo que me revuelve es que todavía no se consiguen aquí, y con la huella de carbono que se dejan en el viaje desde donde sea que vengan, no sé si sean una buena alternativa. Tendré que mirar cómo lo resuelvo :-)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupendo, Mariana : ) A ver si encuentras un distribuidor que los venda cerca de donde vives. En España hay unos pocos (como Ecobambú), en América del Norte unos cuantos (como Brush with Bamboo), y me parece que en América Latina venden aquí, en Bogotá (https://www.facebook.com/Cepillosdebambucolombia1/). Si no, siempre puedes hacer un poco de activista y mandar sugerencias a varias tiendas de cosmética natural para que empiecen a ofrecerlo : ) ¡Suerte!

      Eliminar
  6. El cepillo de dientes está en mi lista de tareas pendientes. La duda que tenía es como Mariana, qué huella conlleva pedir un cepillo de bambú al otro lado del charco pero por suerte, propones a Ecobambú, que no conocía ;-)
    Tu post me ha acabado de convencer del todo. ¡Gracias Khristina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti, Sandra! En España hay menos, pero alguna hay ;) También están los cepillos de madera de Sin Plástico, que además realizan sus envíos sin un miligramo de plástico :D

      Eliminar
  7. Hola, yo vivo en Perú y aquí el clima es super húmedo (podemos llegar a 98% de humedad, prácticamente respiramos agua!!!) y tengo miedo de comprar un cepillo de bambu y que termine con hongos...tu crees que eso pueda pasar? Pero bueno, igual no venden cepillos de bambu por aqui, le he escrito a Cepillosdebambucolombia para ver si hacen envios a Peru, supongo que tendra menos impacto que traerlo desde España (eso espero!!!). Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Luisa! Sí, los cepillos aguantan más si permanecen secos, pero no creo que llegara a ese extremo (por experiencia propia). Si quieres, puedes empezar probando uno de madera, que son más fáciles de encontrar. ¿Puede que en Amazon te sea más fácil encontrar envío a Perú? ¡Mucha suerte! Un beso xx

      Eliminar

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC