Qué Piensan los Científicos Sobre la Cautividad de Cetáceos

12:04


Blackfish ha impactado a docenas de miles de personas alrededor del mundo con su visión sobre lo que las orcas en cautividad viven en parques marinos como el de SeaWorld.

Este documental se centra en específico en la trágica historia de Tilikum, que fue capturado de bebé en Islandia y ha vivido más de 30 años en el equivalente de una bañera. En este tiempo, Tilikum ha sido forzado a entretener a públicos enteros, y se ha visto implicado en varias muertes de entrenadores marinos. Ahora, la orca se encuentra en grave estado de salud; tiene una infección de pulmón que podría terminar con su vida en cualquier momento.

El hecho de que una orca como Tilikum deba morir en cautividad, lejos de su familia y sin oportunidad de alcanzar la libertad que le fue arrebatada cuando solo era una cría, plantea un debate moral que ha estado activo públicamente desde que se estrenó Blackfish en 2013: ¿es correcto mantener cetáceos como las orcas en cautividad?

Recientemente, una lectora me envió un tweet preguntándome si podía escribir sobre el tema y comparar los distintos argumentos utilizados por científicos tanto a favor como en contra de la cautividad de orcas y ballenas.

La verdad es que me ha costado encontrar argumentos científicos y profesionales a favor de SeaWorld. Y es que la gran mayoría de comentarios positivos pertenecen a visitantes y fans del parque o a los propios trabajadores o portavoces. Es más, aún no he encontrado a un científico o biólogo que hable a favor de SeaWorld y que no reciba directa o indirectamente beneficios económicos del parque.

De todas maneras, he logrado recopilar algunos de los argumentos más populares o repetitivos en este debate. He aquí lo encontrado:


Los cetáceos en cautividad viven más

Este es un argumento que se ha utilizado en varias ocasiones, pero existen tantos estudios que lo contradicen que apenas se utiliza ya. Andrew Trites, director de investigación de mamíferos marinos, y socio del Acuario de Vancouver, afirma que el bienestar de cetáceos en cautividad es “equivalente, en términos de esperanza de vida, a los que se encuentran en libertad”.

Sin embargo, en los últimos 40 años han muerto un 30% más de orcas en cautividad que de un grupo de orcas en libertad y en peligro de extinción. De hecho, según los estudios de NMFS y del Inventario de Mamíferos Marinos de los Estados Unidos, la mortalidad anual de cetáceos en cautividad es dos veces y media más alta que la de aquellos en libertad.

Está claro que una vida llena de estrés, soledad, y medicamentos no suele ser más duradera que una en libertad. Incluso si esta diferencia fuera nula, dice el profesor e investigador Dave Duffus, la esperanza de vida sigue sin ser un buen indicador del bienestar de cetáceos. “La calidad de vida es mucho más importante que este juego de números”.

Los parques marinos conciencian a la gente sobre conservación

Es cuestionable el hecho de que ver orcas retenidas en tanques de cemento que no se parecen en nada a su hábitat natural, y que son entrenadas para comportarse de manera no natural y realizar trucos que no realizarían en libertad, pueda proporcionar información valiosa sobre la biología, el comportamiento, o el rol ecológico de estos animales. Si acaso, este ambiente provoca desinformación sobre las orcas.

Además, la educación presente en parques marinos y delfinarios suele carecer de información sobre las amenazas que sufren los cetáceos en libertad. Apenas se menciona la contaminación, y normalmente se ignoran de manera total problemas como la caza, el ruido marino, la exploración y extracción de gas o petróleo… por no mencionar las muertes de cetáceos acausa de los sistemas de pesca modernos, o las sangrientas capturas de ejemplares que terminan en parques marinos.

No debemos olvidar que SeaWorld es un parque de atracciones, un espacio de entretenimiento, y no una organización sin ánimo de lucro. De hecho, lucro hay bastante. Por algo se llama Seaworld Parks and Entertainment Corporation (Corporación de Entretenimiento y Parques SeaWorld), y no centro de conservación o educación.


Las orcas en cautividad facilitan estudios científicos

Los portavoces de SeaWorld también han reivindicado que el mantener a estos animales en cautividad nos ayuda a entenderlos mejor. No obstante, varios científicos están en desacuerdo. “Si SeaWorld no existiera, nuestro conocimiento sobre las orcas en libertad no sería menor” dice un investigador de la Administración Atmosférica y Oceánica de EEUU, mientras que el fundador del Centro de Investigación de Ballenas, Ken Balcomb, afirma que “sería como si Walt Disney intentase enseñarnos sobre biología de ratones”.

¿Que realizan estudios y proyectos de investigación en SeaWorld? Supuestamente. A pesar de tener acceso las 24 horas los 7 días de la semana a los animales, los investigadores afiliados a SeaWorld solamente han publicado siete estudios desde 2010 –y un tercio de estos estudios se centra en poblaciones de cetáceos en libertad de Alaska y Nueva Zelanda.

La bióloga marina Naomi Rose afirma, respaldada por muchos compañeros científicos, que los estudios llevados a cabo por SeaWorld no aportan información nueva a la comunidad. De hecho, dice, gracias a los avances tecnológicos, ahora es muchísimo más fácil realizar investigaciones innovadoras, efectivas, y no invasivas sobre las orcas en libertad. Algo que a mi parecer resta importancia a gran parte de los estudios en cautividad.

Las orcas en cautividad están sanas

La organización PETA envió una veterinaria experta en mamíferos marinos a revisar el estado de salud de los distintos cetáceos de SeaWorld. El resultado concluyó en una queja oficial por parte de la organización, reclamando al Departamento de Agricultura que se enviaran inspectores al parque. Y es que la veterinaria encontró cicatrices y lesiones, presenció encuentros entre visitantes y animales sin protección ni supervisión, y observó animales con comportamientos anormales y repetitivos, causados principalmente por el estrés.


Las orcas en cautividad son felices

Andrew Trites afirma desde su experiencia en el Acuario de Vancouver que todos los mamíferos marinos son felices, y que esto puede extrapolarse a los distintos parques acuáticos que tengan un mínimo de calidad. “Midiendo los niveles de estrés, los animales parecen estar relajados y estimulados, y creo que en muchos aspectos están viviendo vidas satisfactorias”.

No es de extrañar que los animales parezcan relajados, cuando se sabe que SeaWorld y otros parques acuáticos han estado administrando benzodiacepinas (una droga ansiolítica) a algunas orcas en dosis regulares a lo largo de los años.

Y es que aunque parezcan animales capaces de establecer una amistad con su entrenador, hay evidencia de que tanto delfines como orcas desarrollan comportamientos agresivos en cautividad que no muestran en libertad. No es una sorpresa que haya historias de delfines que han salvado a personas de ser ahogadas o atacadas por un tiburón, o que apenas haya casos de ataques de orcas en libertad a personas, pero que sin embargo el número de casos de agresiones en acuarios y parques marinos aumente año tras año.

De todas maneras, el investigador Duffus dice que el estado mental de un cetáceo es como una caja negra. “Interpretamos cosas sobre ellos, pero no tenemos forma de verificar qué es lo que pasa en su cerebro”. Además, varios científicos afirman de casos en que ballenas y delfines han entrado en estado de depresión en un ambiente como el de un acuario.

“No se puede comparar el estado natural de una orca en libertad con la existencia solitaria, miserable y carente de vida que tienen estos animales en cautividad” dice el investigador y experto en orcas Howard Garrett.


La verdad es que hay miles de datos y argumentos que demuestran lo negativo que puede resultar en cetáceos una vida en cautividad. Profesionales de varios campos han hablado en contra de SeaWorld incluso antes de que saliera Blackfish. Incluso Jane Goodall, una de las conservacionistas más famosas del mundo, le ha pedido al parque que termine con la cautividad.

“No es solo el hecho de que sean unos animales enormes y altamente sociales e inteligentes lo que hace que su captura y confinamiento en sí sea cruel, sino también el hecho de que tienen emociones como nosotros” dice Goodall.

Afortunadamente, hoy puedo decir que SeaWorld ha acabado cediendo a la presión pública y anunció el último 17 de Marzo que iba a poner fin a su programa de cría de orcas. Así pues, todos sus parques (incluido el Loro Parque, en Canarias) dejarán de reproducir, adquirir, y exportar orcas, y los ejemplares presentes actualmente formarán parte de la última generación de orcas en cautividad.

Es una gran victoria, sin duda. SeaWorld es un icono de la cautividad de cetáceos (por eso este artículo está centrado mayoritariamente en casos y estudios en relación con el parque). No obstante, no podemos olvidar que existen muchísimos más parques, acuarios, y delfinarios que siguen el modelo de SeaWorld –y que, de momento, mantienen sus programas de cría y cautividad. Es por eso que nuestra responsabilidad como consumidores, turistas y ciudadanos sigue en pie.

Como diría Danny Brady: ¡Hasta que todos los tanques estén vacíos!



Enlaces de interés y fuentes de información:


You Might Also Like

2 comentarios

  1. Comparte papers científicos que demuestren por medio de investigaciones auténticas que los delfines en cautividad sufren estrés (se ha demostrado lo contrario...: http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n090916/091615.pdf ).
    Entra en cualquier delfinario para observar qué clase de mediación se da a los animales (¡NINGUNA! lo máximo que se les da son suplementos vitamínicos para evitar deficiencias debido a los nutrientes que pueda haber perdido el pescado durante el proceso de descongelación. Solo se da medicación a ejemplares enfermos por decisión veterinario como sucedería con cualquier animal bajo cuidados humanos).
    Varias investigaciones se han realizado gracias a ciertos delfinarios (Sin ir muy lejos, una investigación en el oceanográfic recientemente ha cambiado las leyes de pesca en EEUU). Además de que ciertos delfinarios/zoológicos colaboran económicamente con programas de conservación in-situ o ayudan en centros de recuperación (SeaWorld tiene su propio programa de rescate que se mantiene por los beneficios que genera el parque. Lo mismo pasa con Mundo marino en Argentina, etc. Además de que en caso de varamientos cerca de delfinarios, en algunas ocasiones se ponen en contacto con los delfinarios por si pueden ofrecer instalaciones de cuarentena)
    No puedes saber si un animal está feliz o triste por medio de la humanización (que es lo que hacen muchos de los que critican) Realmente para saber si un animal está feliz tienes que conocerlo y más aún si se trata de un animal salvaje, porque las orcas y los delfines no son perros, no muestran felicidad de la misma manera que los perros.
    Estoy de acuerdo con que hay algunos delfinarios que deberían cerrarse para siempre, pero hay otros que hoy en día nos gusten o no son importantes. Lo que está pasando en Asia (especialmente en Rusia, China y Japón) con el tema de delfinarios es una salvajada y nadie está prestando la más mínima atención... SeaWorld y otros parques europeos y norteamericanos están intentando cambiar poco a poco mejorando el bienestar animal y mientras tanto delfinarios de Rusia, China y Japón han conseguido permisos para capturar mamíferos marinos el próximo año en África pero ah! el problema es SeaWorld ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bipbip,
      Gracias por tu comentario. Entiendo y respeto tu punto de vista; espero que me permitas contestar a algunos de los puntos que has destacado. Si bien es cierto que no todas las instalaciones de animales en cautiverio son "malas", igual que los zoológicos, el propio cautiverio con fines de entretenimiento resulta perjudicial para los animales. Los papers científicos que me pides están enlazados en al artículo, pero puedes encontrar centenares más en Internet. Leí tanto los que estaban a favor como en contra, porque hay que escuchar ambas partes y leer tantas investigaciones como se puedan, pero mi conclusión personal ha sido esa, creo que tan respetable como la tuya. Las investigaciones científicas en contra del cautiverio, además, si son realmente científicas, no se enfocan desde la humanización -algo poco científico-, sino desde datos biológicos y etológicos. La sonrisa de un delfín, por ejemplo, no es ningún factor legítimo a tener en cuenta, pero un comportamiento pasivo, agresivo o auto-destructivo, sí.
      Como dices, sí que se han podido realizar muchas investigaciones gracias a ciertos delfinarios, y me parece genial, aunque también cabe decir que los animales no se comportan de la misma manera en cautiverio que en libertad. ¿Resultados anatómicos? Genial. ¿Resultados etológicos? Quizá menos efectivos de lo que queramos.
      La medicación de animales, por otra parte, no es visible al público, igual que no vemos dónde duermen cada noche los animales del zoo. Por lo tanto, si entras en un delfinario, evidentemente no verás como medican a los animales, pero si lees informes veterinarios de los parques o delfinarios, podrás observar que los datos están ahí.
      Las donaciones a otras organizaciones y programas de conservación me parecen estupendas, no te lo voy a negar -si es greenwashing o no, ya es otro tema.
      Y por último, darte la razón: sin duda, problemas como la matanza anual de Taiji son IMPORTANTÍSIMOS y necesitan una gran cobertura mediática. De hecho, en ningún momento he dicho que SeaWorld sea el gran problema de los cetáceos, ni que sea más importante. Ha sido un ejemplo que he utilizado, quizás más cercano al público, para concienciar de algo que creo tampoco debería quedar en la sombra.
      De nuevo, gracias por compartir tu opinión.
      Feliz miércoles,
      Khristina S.

      Eliminar

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC