El Dilema de las Empresas Matrices

16:10


Hay miles de blogs dedicados a la belleza libre de crueldad, y todavía más listas que clasifican marcas y productos según si testan en animales o no. Sin embargo, cada lista es distinta, y por cada sitio en el que vemos que nuestra marca preferida es cruelty-free, hay tres más que dicen lo contrario.

Esto sucede por una simple razón: los requisitos de cada lista son distintos. Es decir, cada persona tiene sus propios valores, y considera que una marca está “limpia” según sus principios personales. Normalmente, esto no causa problemática en el concepto más básico del asunto: si testan o no en animales. No obstante, hay algunos detalles que hacen del tema algo más complejo.

Uno de estos detalles se corresponde a si una marca pertenece o no a una compañía que sí testa en animales. Algo que puede sonar sencillo de esclarecer en un principio, pero que crea bastante polémica en cuanto te das cuenta que tu querida marca The Body Shop pertenece a L’Óreal, por ejemplo.

El gran dilema es: ¿deberíamos apoyar a una marca cruelty-free aunque esté emparentada con una compañía que sí testa en animales, o deberíamos boicotearla?

Evidentemente, esta es una decisión muy personal. Hay quienes creen que se debe premiar a aquellos que luchan por un mundo sin experimentación con animales, sin importar a quien pertenezcan profesionalmente. Al fin y al cabo, estás apoyando a X, y no a las grandes compañías que testan. De la misma forma, hay quienes creen que se traicionan los valores anti-testado en animales de una marca cuando esto sucede. Y es que si apoyas a X, sus beneficios acaban beneficiando a su compañía matriz.

Antes de decidir qué posición tomar, no obstante, deberías considerar algunas cosas.


La marca en sí es cruelty-free

A pesar de haber sido adquirida por una compañía que testa en animales, una marca puede ser cruelty-free con certificación y todo. Es decir, puede cumplir con todos los requisitos de una empresa responsable con los animales, y enseñar documentación acreditativa al respecto. Además, la marca en sí sigue luchando y siendo transparente en lo que respecta al testado en animales.

Puede dar ejemplo a su compañía madre

Como en el caso de The Body Shop, algunas marcas ven la oportunidad de influenciar a sus compañías madre para seguir sus pasos en la ruta cruelty-free. Algunos consumidores, además, creen que si las grandes empresas ven que aumenta la demanda por marcas que no testan en animales y además están certificadas, seguirán el mismo camino.


Estamos financiando a las compañías que testan en animales

Aunque compremos productos de las marcas que son cruelty-free, nuestro dinero va a parar finalmente a los bolsillos de las compañías madre. Y ese dinero puede ser invertido tanto en campañas de marketing como en financiar experimentos con animales.

Han vendido sus valores

Algunas personas creen que estas compañías cruelty-free no se han vendido para tener oportunidad de influenciar a grandes empresas, sino para obtener más beneficios económicos –y que si realmente se preocupasen por los animales, no habrían aceptado una oferta de una compañía con valores completamente contrarios a los suyos.

Más oportunidades a las marcas cruelty-free independientes

Si decidimos dejar de apoyar a aquellas marcas que, directa o indirectamente infligen sufrimiento en animales, estamos dando más oportunidades a aquellas marcas completamente cruelty-free que son independientes y mantienen sus valores. Muchas de éstas son pequeñas marcas que surgieron sobre todo por principios, y que necesitan nuestro apoyo para sobrevivir.



Todo esto es algo que considerar, sin duda. Es cierto que eliminar de tu radio aquellas marcas que pertenecen a compañías no-cruelty-free puede restarle practicidad al asunto, especialmente si tenemos recursos limitados (tanto económicos, como de accesibilidad). Es más, muchos recomendarían comprar productos de Urban Decay o de Body Shop antes que de marcas que admiten testar en animales, como MAC o Neutrogena.

No obstante, si nos informamos un poco y hacemos un poco de investigación, es fácil encontrar opciones que cumplan con todos tus requisitos personales. Y es que hay MUCHAS marcas que son cruelty-free y que son independientes o no pertenecen a ninguna empresa que teste en animales.

Personalmente, tras investigar un poco, he visto que la opción que se adapta más a mis principios es no apoyar a aquellas marcas emparentadas con empresas como L’Óreal o Unilever. Por mucho que me guste (gustara) The Body Shop, prefiero invertir mi dinero en marcas como Lush, Zao Make Up, o Wet n’ Wild.

Pero, evidentemente, al final es una decisión personal. ¿Qué valoras más? ¿Qué quieres premiar? ¿Qué puedes permitirte? Elijas lo que elijas, no olvides que tus opiniones y opciones pueden cambiar con el tiempo, al igual que algunas marcas pueden evolucionar y ser (o dejar de ser) cruelty-free. Y sobre todo, no olvidemos que también es muy importante respetar la decisión de otras personas. Al fin y al cabo, todos intentamos ser consumidores más responsables, y no es necesario hacer comentarios negativos al respecto.

Seamos compasivos: con el medio ambiente, con los animales, y con las personas.

You Might Also Like

0 comentarios

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC