Lo Que Necesitan Los Refugiados Sirios de Ti

17:51


Como dijo una vez un sabio señor llamado Sirius Black, si quieres saber cómo es un hombre, observa bien cómo trata a sus inferiores, no a sus iguales. Nuestra sociedad, pues, puede ser juzgada por cómo tratamos a aquellos que están en condiciones más vulnerables, como los enfermos, desahuciados, inmigrantes, refugiados… (además de los animales, por supuesto).

Ahora mismo, el mundo observa cómo se despliega una de las peores crisis humanitarias que hemos sufrido; la conocida Refugees Crisis, o crisis de los refugiados, con alrededor de 4,3 millones de sirios que emprenden largos viajes desesperados por sobrevivir guerras, terrorismo y persecución. Todas estas personas, de las cuales casi la mitad son niños, sufren en silencio, y están en constante peligro de ser explotados y abusados por traficantes de humanos.

Algunos países, como Alemania o Canadá, están haciendo un gran esfuerzo de compasión y generosidad. Sin embargo, necesitamos hacer mucho más –especialmente en los países desarrollados. Ninguna persona debería estar desprovista de alimentos, atención médica, o refugio, para empezar.

Además de la seguridad de los emigrantes, también es importante abordar cuestiones como el miedo en aquellos países que acogen a refugiados sobre terroristas infiltrados. Son miedos lógicos, pero que deben ser aplacados con medidas de seguridad y con políticas anti-xenófobas.


En Noruega he podido observar de primera mano el gran impacto que está teniendo esta crisis de refugiados. Miles de personas vienen en busca de seguridad para sus familias –algunos de ellos son padres con varios hijos, mientras que otros son jóvenes que han tenido que venir completamente solos.

El primer refugiado que conocí fue Adel, un hombre de Siria que escapó al centro de Noruega con su mujer y sus dos hijos. Adel solía tener una farmacia en la que podía ejercer de enfermero. Era trabajador, tenía buenos amigos, y podía darle a su familia una buena vida. Todo esto cambió con la guerra, y de repente se vio en un país en el que no hablaba el idioma. Él y su familia estaban solos, aislados del mundo, marginados en la comunidad, sin poder hablar con nadie, sin poder trabajar por falta de documentación, y sin poder salir de casa por falta de amigos y personas amables.

Fue entonces cuando decidí unirme a un grupo de voluntarios cuya misión principal es asegurar la integración cultural y social de los refugiados –un objetivo extremadamente importante. Organizar actividades de intercambio cultural, excursiones locales, meetings culinarios, charlas, proyecciones de películas, clases de nado, inglés o noruego… son cosas así las que dan a personas como Adel, que lo han tenido que dejar todo atrás, una nueva oportunidad.

¿Qué puedes hacer tú?

Puedes hacer una donación económica a organizaciones como UNICEF o Save The Children, que tienen programas especiales para la crisis de refugiados. O una donación de mantas, alimentos, medicinas, ropa... y otros recursos y materiales que puedan ser necesarios.

También puedes donar tu tiempo, y ser voluntario en grupos que ayudan a los refugiados de distintos países a integrarse en tu comunidad, a aprender inglés o español, o sencillamente a hacer amigos. Puedes intentar conocer a aquellos que huyen de guerras o dictaduras, escuchar sus historias, aprender sus tradiciones culinarias, pasar tiempo con ellos. Puedes, incluso, acoger en tu casa a una familia de refugiados, si tienes los recursos.

Es abrumador el cambio que sufren estas personas de manera forzada e innecesaria. Y precisamente porque merecen llevar la vida digna, legal, tranquila y pacífica que la mayoría de nosotros vivimos, el mundo debería poner sus diferencias políticas e ideológicas a un lado y resolver la crisis de Siria de una vez por todas.

You Might Also Like

0 comentarios

¡ESCRÍBEME!

¡ESCRÍBEME!

SÍGUEME POR CORREO

Licencia CC

Licencia CC